Última Hora

El caso de un león marino que llegó a Quepos no es excepcional: esos mamíferos son visitantes frecuentes de la Isla del Coco.

Es posible que este sea el turista más particular que haya llegado a Manuel Antonio.

El mamífero habría sido arrastrado por una corriente. Descansó unas cinco horas bajo la sombra y luego volvió al agua para emprender su rumbo.

El animal pudo recorrer unos 1300 kilómetros desde las Islas Galápagos hasta Quepos, pero también podría haber nadado unos 4500 kilómetros desde Baja California. Esos son los lugares donde habita la especie.

Pero estos mismos recorridos lo han seguido otros leones marinos. Las imágenes adjuntas a la nota muestran que también son visitantes frecuentes de la Isla del Coco, ubicada a 535 kilómetros de la costa pacífica de Costa Rica.

Según los expertos, el calentamiento global podría trastornar las rutas de estos mamíferos. Las corrientes y la posición dentro del corredor marino del Pacífico también influirían la llegada de la especie a territorio nacional.