Última Hora

Elizabeth Camacho fue blanco de todas las miradas hace casi seis años cuando fue la protagonista de un parto múltiple.

En aquella ocasión dio a luz a quintillizos de nombres Mauricio, María Celeste, María Belén, Gabriel y María Jimena.

Hoy lejos del ojo público sus días transcurren con muchas limitaciones.

Según Camacho su embarazo múltiple fue natural, pese a que solo tenía 21 años y que no se sometió a ningún tratamiento.

La explicación podría estar en un tema genético, ya que en su familia hay antecedentes de gemelos, trillizos e incluso una tía de ella tiene tres parejas de gemelos.

Con reserva mira los tratamientos de fertilización y afirma que no se sometería a uno.

Ella sola tiene que velar por sus cinco hijos, tres de ellos requieren cuidado especial porque son autistas y uno fue diagnosticado con parálisis cerebral.

Para la joven madre, el apoyo de su familia es fundamental, máxime luego de su divorcio.

Su embarazo de alto riesgo la obligó a estar internada desde los cuatro meses y esperar dos meses y medio para que los niños nacieran.

En aquel entonces, Gabriel fue el primero en dejar el hospital y María Belén la última; mes y medio después del parto.

Pese al reto que enfrenta día a día, como toda madre desea lo mejor para sus hijos.