Última Hora

Óscar Ramírez, técnico alajuelense, se mostró “muy contento” luego de eliminar al Saprissa y conseguir el anhelado pase a la final, que se les negaba a los rojinegros desde el Torneo de Verano del 2014.

“Mi equipo desde hace rato viene demostrando que está fuerte. Me queda un sinsabor por no anotar un gol pero sí buscamos el marco”, comentó el estratega.

“Todo lo que puso Jeaustin (Campos) era su mejor arsenal y los pudimos controlar”, apuntó.

Asimismo, está claro de que “todavía no hemos ganado nada, nos quedan dos partidos ante un digno rival”.

El “Machillo” también habló sobre el ambiente que los recibió en el estadio Ricardo Saprissa. “Si hubo alguien controlado en la parte emotiva fue mi grupo. Recibimos mucha patada y supimos manejar la presión”, consideró.