Última Hora

Jessica Quesada

Los diputados de los últimos tres años, no se han de recordar únicamente por los proyectos que aprobaron o aquellos en los que aún no se logra un acuerdo.

El plenario y los corredores legislativos se convirtieron en espacios de discusiones, ofensas y hasta nuevas palabras.

El primero de mayo del 2012, Víctor Hugo Víquez no estuvo de acuerdo con el cambio de curul.

“Ayer fui yo el que fui sacado de mi curul, para darle campo a quienes lo trataron a usted de delincuente” hablándole a Víctor Hugo Víquez.

Uno de los diputados en menos ocasiones ha hecho uso de la palabra a los largo del periodo es Ernesto Chavarría, quien pasó a la historia por estas declaraciones en el marco de la aprobación de la Ley de Vida Silvestre.

“El hombre es el que hace todo lo malo, incluyendo la mujer”, expresó.

Otro de los diputados más recodados es sin duda Justo Orozco, quien estuvo en boca de la opinión pública por sus constantes comentarios, calificados por muchos como homofóbicos.

“Si uno no les ve el plumero y no se declaran así, uno no sabe quiénes son”.

Y el más reciente de los enfrentamientos verbales en el plenario fue el de Fabio Molina, jefe de fracción de Liberación Nacional y José María Villalta, del Frente Amplio.

Fabio Molina: “Diputado Villalta, quiero decirle, que en esta le cogió un poco tarde, tiene 90 oportunidades en adelante para llegar primero, pero respete el reglamento”

José María Villalta: “Con un jefe de fracción que lo que hace es insultar a los de otras fracciones, es claro que se busca entorpecer el debate, para no llegar a un acuerdo.

Los "insultos etílicos" incluso motivaron a Molina a renunciar a su inmunidad.

Y aunque no fue este año, es imposible no recordar la definición de "chuchinguismo" político.