Última Hora

Una aceleración de los vientos y un aumento de las lluvias son las consecuencias de la fuerza que ganó un sistema de alta presión ubicado en el Atlántico.

En la madrugada se registraron ráfagas que alcanzaron los 80 kilómetros por hora en zonas como Tilarán.

Las precipitaciones afectan principalmente la Zona Norte y Caribe costarricense.

Esta situación tiene también consecuencias en otras regiones, principalmente en el Valle Central.

Se espera que el viento fuerte se mantenga durante este miércoles principalmente en el centro del país y el Pacífico Norte.

Además las lluvias de forma intermitente se mantendrán en el Caribe y Zona Norte.

No se descartan lloviznas en las partes altas del Valle Central.