Última Hora

Cuando una mujer queda embarazada llegan las felicitaciones, los regalos y los mejores deseos del mundo.

Pero según Alejandra Trejos, sus jefes decidieron celebrar el milagro de la vida con un “detallazo” inolvidable: la despidieron.

Durante más de tres meses, la panadería “Pancitos Alexandra” en el centro de Alajuela fue el lugar de trabajo de Alejandra.

Según dice, su jefa la despidió cuando empezó el rumor de que estaba embarazada y tienen retenida su liquidación desde hace 22 días, un monto que ronda los 280.000 colones.

Alejandra también interpuso una demanda en el Ministerio de Trabajo por las circunstancias en que fue despedida. Un proceso que está en curso, pero de momento la ley obliga a que se le pague su liquidación.

Fuimos a buscar a la encargada de la panadería pero se nos dijo que no estaba, por eso insistimos por teléfono para obtener una versión del establecimiento, donde dicho sea de paso ya están buscando al reemplazo de Alejandra.

No contestó las llamadas, pero por mensajes de texto, Alexandra Segura, dueña del negocio, indicó que su esposo sería quien se refiera al caso y nos dio su número de teléfono. Lo llamamos varias veces pero no contestó.

Seguiremos pendientes de lo que suceda porque está claro que la liquidación tiene que pagarse.


Por años un camino en Grecia fue apto solo para vehículos todo terreno o para personas con muy poco amor por su carro. Se trata de la vía que une las comunidades de Carbonal y San Isidro.

En invierno era un completo barreal y todos ahí tenían claras las reglas: si no quiere quedarse pegado, no pase.

Los vecinos estaban hartos de escuchar promesas desde 1998 y por eso recurrieron a Rocky, quien también tenía claras las reglas: ellos tocan, nosotros respondemos.

Ahora la carretera es apta para que cualquier vehículo transite por ella, aunque aún faltan algunos arreglos.