Última Hora

La gran mayoría de casos de agresión contra niños y niñas terminan con fuertes sanciones para sus responsables. Mientras que los que sufren en silencio son los pequeños que no pueden defenderse por sí solos.

Hace unos días una pareja fue sentenciada a 20 años por golpear a su hija de año y medio.

Fue a mediados del año 2010, la niña tenía año y medio y aunque intentaba ser una niña como cualquiera, era distinta,  presentaba moretones en su rostro, sangrado en su oído izquierdo, en el mentón y la boca.

El Tribunal Penal de San José condenó a sus padres a 20 años de prisión por provocar el síndrome de bebé sacudido. Se les aplicó las sanciones por tentativa de homicidio.

Atentar contra la vida de una persona tiene el castigo más severo en las leyes de nuestro país.

Con este antecedente, ya sabemos que el peso de la ley sí cae sobre quien atente con un niño o niña, pero es necesario que ese caso llegue a los ojos de las autoridades.

La niña de este relato sobrevivió a los ataques de sus padres, ella cumplirá siete años y vive con su abuela.

Quítese usted el miedo y denuncie los casos de agresión. El país cuenta con instituciones que lo protegen. No permita que otros niños corran con diferente suerte y mueran en silencio, ahí, donde deberían sentirse seguros, en los brazos de sus padres.