Última Hora

En Los Ángeles, Estados Unidos, el piloto de un jet regional tuvo que utilizar toda su experiencia para evitar una tragedia.

El avión perdió parte de su tren de aterrizaje y se recostó al lado izquierdo al tocar la pista.

El ala de la aeronave ayudó a que el avión se detuviera y hasta hubo algunas chispas.

Al detenerse por completo, acudieron las maquinas extintoras y poco a poco los pasajeros salieron sin ningún problema.