Última Hora

La nueva administración de Gas Zeta inició el proceso de despido de más de 270 empleados, mañana es el último día que tienen para presentarse a trabajar.

Este lunes se venció el plazo otorgado por la empresa para que los trabajadores retomaran sus funciones sin ninguna represalia.

Según la nueva administración, hay más de 200 que siguen ausentes, aunque ellos sostienen que esperan una resolución judicial.

La empresa dio un ultimátum: si este martes no se presentan a las plantas de La Lima y el Coyol, seguirá adelante con el proceso de despido.

Por medio de una carta, Gas Zeta comunicó la decisión al Ministerio de Trabajo, alegando abandono de funciones de los empleados desde hace dos semanas.

La división de la empresa surgió a raíz del divorcio de sus dueños en Estados Unidos.

El viceministro de Trabajo, Harold Villegas, hizo un llamado a los empleados para que se integren a la empresa cuanto antes.

El Gobierno y la empresa Gas Zeta sostienen una serie de reuniones para tratar de resolver el conflicto laboral.