Última Hora

El olfato y la suerte goleadora de Jonathan McDonald se tradujeron en una dulce victoria de 2-0 para la Liga ante Saprissa, en la ida de las semifinales del Torneo de Verano.

Los rojinegros hicieron los méritos para ganar el clásico, a diferencia de los morados, los justos perdedores.

McDonald, nuevo goleador del certamen (19), perforó las redes como lo hacen los típicos matadores, estando en el lugar y el momento correcto.

El conjunto dirigido por Jeaustin Campos pecó en la zaga y se llevó dos, a los minutos 21 y 40, cortesía de un futbolista que suele ser letal cuando le dan espacio.

Las anotaciones cayeron cuando nadie se percató de la presencia de Jonathan, quien solo tuvo que estirar su pierna para celebrar junto con su gente.

Mientras esto sucedía, los saprissistas no hallaban armonía con la dupla en ataque de Rodríguez-Colindres, pues Campos dejó en la banca a su hombre más contundente los últimos compromisos, Jonathan Moya.

En la segunda mitad los cambios del Saprissa, con notables intenciones ofensivas, no dieron resultado, a pesar de que lograron equilibrar el juego, al menos hasta que Keylor Soto fue expulsado por doble amarilla a falta de 15 minutos para que finalizara el choque.

La presión ahora es para los morados, quienes tienen de su lado la ventaja deportiva. Con esta, ellos ocupan ganar por dos goles en Tibás, el miércoles, para avanzar a la final.

Los manudos, en cambio, son los claros favoritos para adueñarse del boleto. No solo por el marcador de este fin de semana, sino también por lo demostrado en el terreno de juego.