Última Hora

Una serie de cintas reveladas esta semana por la policía de Nueva York revelaron que un importante miembro de una violenta organización mafiosa italiana, con arraigados lazos en la costa este de Estados Unidos, no escatimaba métodos para quitarse del camino a quienes no encajaban en su negocio de la venta de droga.

Gregorio Gigliotti -quien fue detenido a inicios de marzo como sospechoso de traficar cocaína enviada desde Costa Rica en contenedores de yuca- le confesó a su esposa Eleonor Lucía, en una conversación telefónica, que se comió riñón y parte del corazón de un homre quien lo habría engañado con $20.000.

"Todavía no me conoces, ¿verdad? Recuerdas una vez que te dije en la mesa que me comía un sofrito... En realidad me comía un riñón y un pedazo de corazón", le confesó el hombre en agosto del 2014, según las conversaciones divulgadas por el diario Daily Mail.

A lo que ella replicó: "Estás medio loco... Me estás haciendo vomitar Greg", quien provendría del sur e Italia, zona con fuerte influencia de poderosas mafias.

Gigliotti fue arrestado luego de 10 meses de investigaciones y seguimientos por parte de la policía de Nueva York, que descubió que tanto él como su esposa y su hijo utilizaban una pizzería en el barrio de Queens como mampara para traficar droga.

En aquel operativo, los oficiales hallaron $150.000 en efectivos y armas. Esta semana otras 15 personas fueron detenidas en Italia y en Estados Unidos como sospechosas de conformar una red internacional de tráfico de drogas.

En otra cinta revelada, Gigliotti amenazó con repetir una escena de la cinta Casino, de Martin Scorsese, en la que dos hombres son atacados con bates de beisbol y quemados vivos.

"¿Recuerdas la película Casino?", le dijo el hombre a su hijo. "¿Recuerdas qué pasó con los dos hermanos? Eso es lo que tengo que hacer con ellos", agregó. Se trata de los hermanos Franco y Pino Fazio.

Y en Italia los investigadores indicaron que entre colegas de la mafia Ndrangheta -que domina el sur de ese país- se amenazaban con hacerlos desaparecer con ácido, entre otros métodos brutales.