Última Hora

Un papá de Sao Paulo, en Brasil, capturó la atención de los medios de prensa de su país por un hecho inusual: subió en sus redes sociales una foto de las uñas de sus manos pintadas en apoyo a su hijo que ahora sufre bullying en el centro educativo al que asiste porque un día llegó con las uñas pintadas.

El caso -destacado por medios como O'Globo- salió a la luz pública esta semana, y se trata de Thiago Moreira, de 27 años, un recepcionanista de un hotel que subió las fotos de sus uñas pintadas con esmalte color verde.

De acuerdo con los medios, su hijo Arthur, de 4 años, llegó al kínder con las uñas pintadas y, desde entonces, sufre bullying por parte de sus compañeros, quienes lo llaman "niñita".

"A él siempre le gustaron los colores y, desde que nos contó lo ocurrido, ya comenzamos a trabajar en esa parte de que no existe esa separación de colores y que ellos son para todos", contó el padre al sitio iGay.com.

Como respuesta a quienes molestan a su hijo, el papá le pidió a su hijo que le escogiera un color y se pintó las uñas y, desde entonces, el progenitor recoge a su vástago con las uñas pintadas del color escogido por él.

El caso se viralizó en Brasil, donde la actitud del papá recibió gran cantidad de apoyos, en especial porque el recepcionista trata de una manera particular y curiosa luchar contra el bullying y la discriminación. Tampoco estuvo exento de las críticas. Una encuesta realizada por el canal O'Globo dio cuenta de que la actitud obtuvo el 51% de apoyos, frente a un 49% que desaprobaron el hecho.

Moreira añadió que él y su esposa desean que su hijo crezca en un ambiente libre de preconceptos.

Y que, incluso, si en el futuro él les confesara que es homosexual, "él sabrá que podrá contar con todo nuestro apoyo, porque somos sus papás y nunca dejaremos de serlo. Por ahora, él es solo un niño que no tiene preconceptos y no está siendo educado con tales", afirmó en la entrevista con el medio digital.