Última Hora

El temor a intoxicarse por comer pescado contaminado con nitrato de amonio ha disminuido las ventas de este producto en Puntarenas.

Pero las autoridades del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) aseguran a la población que no hay nada que temer, luego del vuelco de una barcaza con 180 toneladas de ese químico en el golfo de Nicoya.

Aunque el Senasa y la Comisión de Emergencias ya levantaron la veda por el derrame del químico, los pescadores puntarenenses están preocupados, pues aseguran que las ventas no se reponen.

Según Salud Animal, a estas alturas ya el derrame no representa ningún riesgo para la población.

La pesca es una de las actividades que representa el sustento de miles de familias en la zona de Puntarenas.