Última Hora

Con los primeros aguaceros empiezan a incrementar los criaderos tanto del dengue como de chikungunya.

Aunque actualmente la situación está controlada y no hay casos de emergencia, es importante que la población esté atenta y evite que ambos mosquitos aprovechen las acumulaciones de agua para reproducir sus criaderos.

Los casos y brotes que se registraron el año pasado, especialmente en marzo y finales de diciembre, fueron en lugares donde la mayoría de los pobladores tenía poco acceso a centros médicos.

Además, existía mucho desconocimiento de los síntomas que provocaba la picadura de los mosquitos, esto hizo que las cifras se dispararan.

Si durante la época de invierno usted empieza a percibir síntomas como dolores fuertes de cabeza, inflamación de articulaciones y nauseas es mejor que acuda de inmediato al centro hospitalario.

Una revisión médica le permitirá descartar cualquier brote. De igual manera, no olvide revisar en los alrededores de su casa y eliminar todos los recipientes que puedan acumular agua.