Última Hora

Un grupo de oficiales de la Fuerza Pública pasa la noche entera en la playa, pero no precisamente relajándose.

La labor de estos policías es evitar que los "hueveros" hagan de las suyas en nidos de tortugas y atenten contra la sobrevivencia de estos animales.

De marzo a la fecha, han rescatado cerca de 500 huevos y detuvieron a cuatro personas por saquear nidos.

Lo importante para ellos es asegurar que las tortugas desoven en la playa.

Pero si el lugar no es seguro, el Servicio Nacional de Guardacostas se encarga de trasladar los huevos a una zona más vigilada.

La Fuerza Pública permanecerá vigilando los nidos hasta que termine la época de desove de las tortugas baula en junio.