Última Hora

Los pescadores puntarenenses esperan que el comercio de mariscos se normalice luego de la emergencia ocurrida con la barcaza con amonio que naufragó.

Hay temor en comercios y consumidores tras el derrame de nitrato de amonio el fin de semana en el Golfo de Nicoya.

Los pescadores reportan pérdidas por la dificultad para colocar su producto.

Domingo y lunes fueron los días cuando más problemas se presentaron ante la incertidumbre de la gente.

Este miércoles la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) levantó la alerta amarilla y el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) eliminó la veda.

Con este anuncio se espera que la actividad se normalice.

Roy Carranza, presidente de la Cámara Puntarenense de Pescadores señaló a Teletica.com que los comercios no diferenciaban entre especies de pescado o método para obtenerlo, de ahí parte del temor.

Por su parte Senasa descartó afectación a la fauna marina a raíz del derrame del químico.