Última Hora

Las dos plantas de Gas Zeta que abastecen a la Gran Área Metropolitana tienen en cero sus reservas del producto.

Con medidas extraordinarias, el Gobierno trata de evitar desabastecimiento aunque los atrasos en el servicio son cada vez más evidentes.

El conflicto por la representación de la empresa Gas Zeta impide que Recope venda el gas a una de las partes que tiene bajo su control las plantas más grandes: la del Coyol de Alajuela y la de La Lima de Cartago. 

Según la nueva administración, en este momento no hay reservas para abastecer el Área Metropolitana.

La Cámara de hoteles reportó atrasos pero aseguran que el servicio no se ha interrumpido.

Ante este panorama, el Gobierno tomó medidas extraordinarias para evitar faltante en caso de que el conflicto se agrave. Entre ellas se ampliaron los horarios de carga y distribución de gas.

Toda esta situación fue generada por el divorcio de los dueños de Gas Zeta en Estados Unidos. En un campo pagado, Evangelina López, hizo pública la situación con su esposo Miguel Zaragoza, tras 60 años de matrimonio.

Pero la representación legal de la empresa y el control de las plantas, ahora en disputa, es un tema que se tendrá que resolver en instancias judiciales.

La otra empresa envasadora del país, Gas Tomza, aseguró que sus operaciones se desarrollan con normalidad y descartaron que exista faltante del producto en el mercado nacional.