Última Hora

¿Se imagina enfrentarse a una demanda de divorcio por culpa de un emoticón de besito en el chat del Facebook o WhatsApp? Pues esto puede suceder.

Aunque no haya una infidelidad física, pero sí virtual, su pareja tiene la posibilidad de entablar una demanda y ponerle fin a su matrimonio.

Eso sí, no es legal irrumpir la intimidad de la persona, como revisarle el teléfono a escondidas o sustraerle alguna clave sin su consentimiento.