Última Hora

El mortal accidente acuático donde falleció una madre y tres niños, entre ellos sus dos hijos, deja en evidencia la falta de controles a la hora de zarpar de puerto, al menos de la zona de Golfito.

La pequeña lancha que se hundió no tenía registros y en ella cabían al menos tres personas, pero viajaban nueve personas entre niños y adultos.

La persona que se encargaba de maniobrar la panga no estaba registrado ni contaba con los permisos o cursos pertinentes.

El caso quedó en manos de la Fiscalía de la localidad.