Última Hora

Un brasileño lucha por no perder sus brazos debido a que por mucho tiempo se inyectó una mezcla de aceite y alcohol con tal de que crecieran de manera desmedida. Este hombre estaba obsesionado con Hulk, según reportes de la prensa británica.

Romario Dos Santos y padre de un niño quería que sus bíceps crecieran 25 pulgadas.. y así lo hizo con una sustancia llamada Synthol -un relleno sintético-, pero a un precio muy alto, porque los médicos le dijeron que estaban muertos y había que amputarlos.

"Si lo toma una vez definitivamente habrá una segunda vez, es adictivo, no vale la pena", dijo el hombre al Daily Mail, quien confesó que perdió el control de las dosis al ver que sus brazos crecían y eran duros como piedras.

Ahora, el hombre dejó de inyectarse y se removió algunos de los músculos que estaban muertos; lo hizo luego de que su esposa le puso un ultimátum: o ella y su hijo o la sustancia.