Última Hora

La Contraloría General de la Repúblico hizo un fuerte jalón de orejas al Gobierno por el aumento en el gasto.

En momentos en que el endeudamiento sube como la espuma, el Gobierno pide y se le da, pero la historia se repite, pues el  dinero se presupuesta, se aprueba y después queda ocioso.

Según datos de la memoria anual de la Contraloría, en el 2014, el Gobierno y sus diferentes instituciones o ministerios dejaron sin usar ¢307.646 millones.

Asimismo, señalaron que el desorden en el pago de salarios en el MEP no se termina de corregir.

Pese a que el déficit fiscal es superior al 5% del Producto Interno Bruto (PIB), el Gobierno deja dinero engavetado.

Un 31,1% se va en Transferencias, 30,6% en salarios, un 28,6% en el pago de la deuda y un 9,7% en otros.

Lo peor es que en este momento el uso de dinero prestado por parte del Gobierno es el más alto de los últimos 14 años.

La solución principal que viene en camino para bajar la deuda es el plan fiscal, pero el ente contralor asegura que esto no es suficiente.

La Contraloría pide al Gobierno tomar más medidas para recortar el gasto.