Última Hora

Hasta esta hora los responsables del hospital Monseñor Sanabria, en Puntarenas, no han atendido personas afectadas con el químico que, ayer, se derramó en las cercanías del estero.

Carlos Solís, jefe de Emergencias del citado centro médico, aseguró a un equipo de Telenoticias que los trabajadores están atentos ante la aparición de afectados con el nitrato de amonio, sustancia que se utiliza para la fabricación de abono.

Cerca de 180 toneladas de este producto cayeron al agua luego de que se hundiera la embarcación que los trasladaba.

Aunque inicialmente, el Cuerpo de Bomberos indicó que no había peligro para los humanos ni para el ecosistema, 12 horas más tarde la Comisión de Emergencias emitió una alerta roja en la que hacía hincapié en riesgos.

Solís recomienda a la población a estar a quemaduras en la piel, alergias, ardor en los ojos y mucosidad producto del contacto con esta sustancia o la ingesta de mariscos o pescados que hayan sido sacados del mar después del derrame. El médico recomienda evitar su consumo de manera temporal.

Entretanto, Enrique Carballo, capitán de la barcaza, contó en la mañana que la embarcación volcó a 150 metros de la playa.

La barcaza hizo cinco viajes desde el buque -que está a media milla mar adentro- hasta la planta de la empresa fertilizadora, pero el mal tiempo -dijo- provocó que la nave volcara.