Última Hora

El primer año de la actual legislatura fue el menos productivo de los últimos cuatro gobiernos, según analistas.

Hace un año, este nuevo Congreso se juramentó con la intención de aprobar muchas leyes o reformas  que ayuden a los ciudadanos. Sin embargo, en materia de legislación útil la intención no es lo que cuenta.

Hoy, 12 meses después, aunque se aprobaron 50  leyes, más de la mitad de ellas ni si siquiera son recordadas por los habitantes porque se trató de autorizaciones a municipalidades.

Ni a un analista que siempre está al tanto de la política nacional le resultó fácil la pregunta de cuáles han sido esas leyes trascendentes.

La aprobación del préstamo para la ruta 32, por 395 millones de dólares, para remodelar la carretera a Limón; el fideicomiso San José-San Ramón por 470 millones de dólares para financiar la ampliación de la carretera a San Ramón; y la ley de expropiaciones, para bajar de 3 años a 8 meses el plazo para que el Estado pueda reclamar terrenos, son 3 de las 5 leyes más importantes aprobadas en este primer año.

Los diputados culpan al ejecutivo de su baja producción.

Los otros dos proyectos de mayor impacto son la aprobación de un presupuesto por 450 millones de dólares para financiar obras viales en Cartago y Puntarenas, así como obras portuarias en el Pacífico; y la ley de Banca para el Desarrollo, la cual intentará prestar 280.000 millones de colones a pequeñas y medianas empresas en el país.