Última Hora

Internacional

Cruz Roja dice que el ébola sigue matando familias enteras en Sierra Leona

El delegado de cooperación internacional de Cruz Roja subraya que "todavía es insuficiente" la ayuda enviada al continente vecino para luchar contra el brote.

Agencia EFE Hace 1/30/2015 11:53:00 AM

La epidemia de ébola que ha azotado varios países africanos "está bastante lejos de acabarse todavía" en Sierra Leona, donde actualmente "siguen muriendo familias enteras por culpa del virus", asegura a su vuelta de ese país el cooperante de Cruz Roja Francisco Naranjo.

"La estadística en Sierra Leona arroja datos bastante esperanzadores, porque, de 450 casos por semana que había antes, ahora estamos sobre 280 o 290", pero "eso no quiere decir, ni mucho menos, que hayamos acabado con el ébola allí, ni nada por el estilo", señala en una entrevista con Efe Naranjo, solo unos días después de regresar de una estancia de un mes en el país africano.

Desde Gran Canaria, donde nació y reside, este delegado de cooperación internacional de Cruz Roja subraya que "todavía es insuficiente" la ayuda enviada al continente vecino para luchar contra el brote de ébola, que ha dejado hasta ahora 22.092 infectados y 8.810 fallecidos entre Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Los medios que tenemos van en la línea por la que debemos ir, porque, si no, no hubiéramos tenido ese descenso que observamos en en el número de incidencias, pero hacen falta más", insiste.

Y advierte de que el hecho de que la epidemia haya dejado de ocupar portadas de medios de comunicación, como ocurría hace solo unas semanas, al acabarse los casos de contagio del virus en España y otros países de su entorno, dificulta el objetivo de conseguir medios para atajar la enfermedad.

"Si el ébola no sigue saliendo en las noticias, poco apoyo vamos a tener, tanto económico y material como humano. Es verdad que la opinión pública se esta olvidando de él, en tanto en cuanto ve que no le afecta o que le queda muy lejos", declara.

Este delegado de Cruz Roja subraya, además, que la virulencia de esa patología puede aumentar de manera imprevisible, como constata, el hecho de que, "no hace mucho, en Guinea, cuando se estaba viendo ya la posibilidad de declarar al país libre de ébola, hubo un repunte que lo impidió".

Este cooperante sostiene que es irreal la idea de que esa es una enfermedad remota, porque "el ébola no tiene barreras ni fronteras, cruza el charco con cualquier persona y se nos planta aquí como si nada, como ya ha pasado otras veces".

La conciencia de que el virus es un problema global es, precisamente, uno de los argumentos que ha decidido a Naranjo a viajar a Sierra Leona para luchar contra él.

Algo que ha hecho colaborando en la construcción en la región de Kono, "uno de los puntos más calientes" de la enfermedad, de un hospital de emergencia para atender a unas cuarenta personas.

El hospital, levantado con tiendas de paredes dobles instaladas en suelos de hormigón y conectadas por pasillos hechos de tablas de madera y planchas de zinc para poder aplicar medidas de contención del virus, como el baldeo con lejía o la separación en zonas estancas de los pacientes, es el segundo que construye en Sierra Leona Cruz Roja, apremiada por "una necesidad urgente".

Prueba de ello es que la organización se vio obligada a acortar los plazos de construcción, de 21 días previstos inicialmente a solo 18, haciendo turnos de trabajo de noche, y que, "según se entregaron las llaves, a la mañana siguiente, se inauguró con ocho pacientes, teniendo 32 a día de hoy", relata Francisco Naranjo.

Curar a los enfermos, algo que Cruz Roja ha logrado con 250 pacientes, no es, sin embargo, la única tarea pendiente en la lucha contra el ébola, destaca este cooperante, que explica que también hay que cambiar costumbres como la que hay en Sierra Leona de despedir al fallecido guardando su cadáver durante días para que sus parientes puedan besarlo y abrazarlo.

Con lo cual, "lo normal, por desgracia, es que, en un plazo de un mes, venga el resto de la familia con la enfermedad también", recalca.