Última Hora

Muchos padres de familia educan con sermones y regaños. Sin embargo, para educar, nada le gana al ejemplo.

Gabriela Piedra, psicóloga especialista en niñez, señaló que “tenemos que entender lo que significa el ejemplo, porque puede ser una frase muy superficial o trillada. Yo hablo más de un modelaje”.

“A los hijos se les cobra una factura de muchas otras cosas como si todo tuviese que ver con la disciplina. No todo tiene que ver con disciplina”, añadió.

¿Qué diferencia existe entre ejemplo y modelaje?

“El ejemplo podría ser un término muy general, y no permite individualizar algunas situaciones específicas de mi propio actuar. A veces es tramposo pedirle a los padres ciertas cosas porque los hijos tienen capacidad de decisión”, consideró Piedra.

¿El sermón no sirve?

“Lo que no sirve es la necedad. La cantaleta llega a convertirse como oír llover, pues se convierte, a su vez, en un estribillo para el padre o madre de familia que lo hace estar muy frustrado”, comentó la especialista, quien finalizó diciendo que “el discurso y el ejemplo tienen el mismo valor y el mismo precio”.

Lo invitamos a ver la entrevista completa con Gabriela Piedra. Si desea contactar a la especialista puede llamar al número telefónico 8371-7847.