Última Hora

Aunque parezca mentira, estar pensionado no siempre es fácil.

Hay personas que se aburren mucho de estar sin hacer nada, especialmente si en su vida laboral eran muy activos.

Pero, además, lograron, entre todos, crear un negocio exitoso

Doña Mireya y don Ronald llevan 50 años casados y comparten un secreto muy dulce que les da felicidad en su vida de retirados.

De jueves a domingo van a los centros comerciales a ofrecerles a los clientes estos coloridos chocolates. Sus clientes buscan por los malles, los chocolates de "los abuelitos".

Así como el relleno de sus bombones, este negocio tiene una historia por dentro.

"Los abuelitos" dicen sentirse muy felices de poder compartir con la gente en los centros comerciales, pues confiesan que estaban algo aburridos luego de haberse pensionado.

Pero, también hay que confesarlo: el atractivo no radica solamente en los dos carismáticos abuelitos que ofrecen los chocolates: los dulces por sí solos llaman mucho la atención por su color, formas y sabor.

Puede contactarlos al teléfono: 8946-5982.