Última Hora

Internacional

Exfuncionario de Martinelli acusado de corrupción se declara culpable

El canal de televisión local Telemetro informó de que Orobio señaló que su defendido implicó a diez personas, no identificadas por el abogado.

Agencia EFE Hace 1/23/2015 6:53:00 PM

Panamá, 23 ene (EFE).- El exdirector del gubernamental Programa de Ayuda Nacional (PAN) de Panamá Rafael Guardia, en prisión acusado de peculado y corrupción, se declaró hoy culpable ante la Fiscalía Primera Anticorrupción que lo investiga, afirmó su abogado Víctor Orobio.

Orobio, luego de que Guardia cumplió con un interrogatorio en la Fiscalía, dijo a los periodistas que su defendido "reconoció su error, aceptó su culpabilidad, le pidió perdón al país y ha querido retribuirle al Estado los dineros que adquirió de forma fraudulenta".

A Guardia, detenido en la cárcel la Gran Joya desde diciembre pasado tras estar arrestado en la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) desde el 17 de noviembre de 2014, le han congelado más de 18 millones de dólares en cuentas bancarias, además de bienes e inmuebles de lujo.

Al exfuncionario, que dirigió el PAN durante la Administración del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), se le vincula con el manejo irregular de fondos de ese programa calculados en al menos "700 millones de dólares", de acuerdo con datos difundidos por la prensa local.

Según la información disponible, los fondos incautados a Guardia estaban registrados en diferentes bancos locales a nivel personal o en sociedades anónimas que fueron beneficiadas con licitaciones públicas realizadas en el PAN durante su dirección entre 2012 y 2014.

El canal de televisión local Telemetro informó de que Orobio señaló que su defendido implicó a diez personas, no identificadas por el abogado.

"Guardia autorizó a los bancos para pasar al Estado los bienes adquiridos (...) está interesado en que se recupere el dinero para el Estado", detalló Orobio, quien agregó que las personas mencionadas por su defendido son funcionarios y personas del sector privado.

 Telemetro destacó que Orobio indicó también que Guardia aportó nuevas propiedades que no estaban dentro de la documentación de la Fiscalía y que éste solo quiere demostrarle al país que "reconoció su error".

El letrado no dijo si entre los involucrados por Guardia se encuentra el exmandatario Ricardo Martinelli.

Martinelli sostiene que una veintena de casos abiertos contra sus exfuncionarios están viciados porque no se ha respetado el debido proceso y acusa al actual presidente y su exaliado, Juan Carlos Varela, de estar detrás de todo y de perseguirlo a él y cualquier adversario de su Gobierno.

En sus anteriores citaciones a la Fiscalía, Guardia no había querido declarar, pero en las últimas comparecencias de este jueves y viernes accedió a hacerlo. El lunes próximo deberá asistir otra vez para ampliar su indagatoria.

Además de Guardia, el exministro de Desarrollo Social Guillermo Ferrufino es investigado y sus propiedades han sido intervenidas por el Ministerio Público por supuesto enriquecimiento injustificado.

Asimismo, el magistrado y expresidente de la Corte Suprema de Justicia Alejandro Moncada, designado por Martinelli en 2009, es investigado por enriquecimiento ilícito y lavado de activos, entre otros delitos, por una comisión legislativa que lo separó temporalmente del cargo y ordenó su reclusión en casa el pasado 20 de octubre.

El Gobierno de Varela ha interpuesto una veintena de denuncias contra funcionarios del anterior Gobierno por delitos contra la administración pública.

Al menos cuatro de estos exfuncionarios públicos se encuentran detenidos, tres de ellos en una cárcel y otro en su casa, mientras que la exministra de Educación, Lucy Molinar, se le dictó arraigo en el país y debe presentarse periódicamente ante una Fiscalía, mientras son investigados por supuesta corrupción.

En la lista de investigados está también el otro exdirector del PAN (2009-2012) durante el mandato de Martinelli, Giacomo Tamburrelli.

Tamburrelli, en arresto domiciliario, es investigado por la Fiscalía Segunda Anticorrupción por un contrato de 45 millones de dólares para la compra de comida deshidratada.