Última Hora

96 de cada 100 reportes de operaciones sospechosas que emiten los bancos son producto de transacciones sospechosas de dinero de costarricenses.

Todas esas alertas son revisadas e investigadas minuciosamente por un grupo de administradores de empresas, contadores públicos y abogados llamados auditores forenses.

Ellos conforman la Unidad de Inteligencia financiera del Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD). 

Tan solo durante el 2014, este grupo recibió 296 alertas sobre posibles operaciones sospechosas; 53 de esos casos terminaron en el Ministerio Público por sospechas.

Hoy Costa Rica está en la mira del mundo y es evaluada por el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat) en el cumplimiento de las normas antilavado de dinero y contra el financiamiento al terrorismo.

El caso del “Palidejo” es fiel muestra de lo que está ocurriendo en el país; en pocos años pasó de vender verduras en Alajuela a comprar una casa de 465 millones 290 mil colones.

Hoy, Alejandro Jiménez Gonzalez alias el “Palidejo” está detenido en una cárcel de Guatemala, sus padres a quienes usó como frenteadores o testaferros, según la fiscalía, están en fuga.

Al “Palidejo” le decomisaron en su momento además de la lujosa vivienda, muebles finos, 12 pantallas de televisión,  además a nombre de esta familia habían varios vehículos inscritos entre ellos un Rav 4, Toyota Higlander, un Nissan Murano y varias cuentas bancarias a nombre de él, su esposa y padres.