Última Hora

Una vez finalizado el duelo ante Grecia, en el que Costa Rica logró la clasificación a cuartos de final en Brasil 2014, el volante Celso Borges celebró con sus compañeros, pero también con su familia.

Ya con la cabeza más fría, caminó hasta la gradería y tras solicitar permiso a la seguridad, le pidió a su padre que bajara. Alexandre Borges Guimaraes llegó y se fundieron en un emotivo abrazo, rodeados por cientos de aficionados.

Celso y "Guima" pasaron a la historia como una de las duplas padre-hijo en disputar un Mundial. El porgenitor figuró en Italia 90' como jugador, además de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006 como entrenador, mientras que Celso suma Brasil 2014 y podría disputar más.

Guima ha acompañado al equipo desde la gradería durante todo este sueño, asegurando que siempre había querido vivirlo como un aficionado más, y qué mejor que hacerlo en su tierra natal.

Posteriormente, como ha sido costumbre, todo el equipo se acercó para celebrar con los representantes de la afición en suelo sudamericano.