Última Hora

Grecia se volvió loca con el triunfo de la Selección Nacional de Futbol y su histórico pase a cuartos de final.

No se extrañe, así como lo leyó: Grecia, pero no el país helénico enclavado al sur de la península balcánica, sino nuestra Grecia, el cantón número 3 de la provincia alajuelense.

Los habitantes de este hermoso lugar se tiraron a las calles al término del sufrido partido de La Sele ante los griegos y tiñeron las calles de blanco, azul y rojo.

Pitoretas, bocinas y banderas, muchas banderas, hicieron parte del paisaje griego.

Previamente, los griegos vivieron los más de 120 minutos del encuentro en sus casas, bares y restaurantes. No importaba el lugar, la consigna era una sola: enviar las mejores vibras a los jugadores que daban todo por la camiseta en Recife.