Última Hora

Pitoretas, pancartas, bailes y cánticos acompañados de caravanas fueron parte de las celebraciones de los ticos con el gane de la Tricolor contra Grecia.

Los turrialbeños, por ejemplo, tomaron la esquina noreste del parque Quesada Casal en el centro de la ciudad y celebraron por varias horas el histórico pase de la Selección a cuartos de final.

Las vías colapsaron por los desfiles de vehículos y la gran cantidad de aficionados que se tiraban a las calles a celebrar.

La zona sur del país no se quedó atrás, en Pérez Zeledón se vivió también la gran fiesta.

Siquirres tomó las calles y entre desfiles y música dieron gracias por el triunfo que coloca a Costa Rica dentro de las ocho mejores selecciones del mundo.

En el Caribe, la emoción, felicidad y orgullo también sobresalió. Cientos de guapileños tomaron las calles y celebraron el gane, al igual que los habitantes de la provincia de Limón, donde estuvo presente el lanzamiento de harina, acompañado de gritos y bailes culturales.

La bella zona de San Carlos no se quedó atrás. Ahí unas 3.000 personas abarrotaron Ciudad Quesada tras la clasificación de La Sele a los cuartos de final.

Tras el gol de Umaña, los miles de aficionados sancarleños salieron de sus casas y establecimientos comerciales para reunirse en el corazón de la zona norte.

Frente al parque y la catedral de Ciudad Quesada, los aficionados celebraron.

Dejando de lado el lugar, el clima, y la forma de celebrar, lo importante para los costarricenses fue disfrutar de este triunfo que hoy nos coloca en alto y tanto que resaltamos a nivel mundial y de la forma más humilde, como los “Mata Gigantes”.