Última Hora

La muerte de la menor un año que cayó en una piscina en Jacó, es lamentada no solo por sus familiares, sino también por todos los padres de familia que tienen hijos en edades similares.

La menor murió el miércoles en la sala de cuidados intensivos del Hospital Nacional de Niños. Ella no soportó los daños que le provocó permanecer por más de 10 minutos en el agua.

Según los expertos, esta muerte pudo evitarse si la niña hubiera tenido conocimientos en natación.

Desde los ocho meses, los menores pueden aprender cómo nadar, flotar, y hasta qué hacer en caso de caer al agua por un accidente.

Es importante que en caso de que ocurra una emergencia de este tipo los padres de familias o bien aquellas personas que se encuentren cerca de los menores tomen en cuenta algunas recomendaciones, entre ellas mantener la calma.

Lo más importante es que los niños pequeños le pierdan el miedo al agua y ante todo aprendan a saber cuándo se debe y cuando no se debe ingresar a una piscina, río o playa. Así comienza la educación para poder evitar una emergencia.