Última Hora

En esta serie de reportajes, hemos conocido a nuestro peor pasajero cuando estamos al volante. En todas las calles del mundo los conductores lo llevan a bordo en sus vehículos.

Para prevenir esta situación, en otros países abundan campañas, en las que aseguran que la distracción con el celular se ha convertido en la principal causa de accidente de tránsito.

Una de las propagandas publicadas en Bélgica para crear conciencia, simuló que para obtener la licencia, había que manejar bien, y también escribir bien los mensajes de texto. 

Otra de las medidas para llamar la atención son las fuertes multas. En el estado de  Massachusetts, por ejemplo, la multa por ser descubierto usando el celular mientras se conduce puede ser hasta de 280 mil colones, en Costa Rica es de 99.000 colones, es decir, casi tres veces menos alta.

Germán Valverde, director del COSEVI, reconoce que hace falta en Costa Rica crear mayor conciencia sobre este tema.

Igual pensamiento tiene Lineth Piedra, jefa del Hospital del Trauma, quien además valora el costo económico de las lesiones de quienes sufren accidentes de tránsito.

Y es que  el peligro ante esta distracción es latente. Alexander Soto, subdirector del Tránsito, apunta que incluso el vehículo pierde estabilidad al no conducir con las dos manos.

“Si no nos ve el tráfico, sentimos que es una obra de heroísmo el ir manejando a alta velocidad y utilizar el celular”, dijo Piedra.

Sin embargo, no solo los conductores exponen la vida con sus celulares, pues los peatones también se arriesgan debido al efecto distractor de estos aparatos.

En febrero del año anterior, también un joven atropellado por el tren  por ir distraído mientras corría y escuchaba música con un celular o radio en la mano.

Lo cierto es que es que peatones o conductores deben tomar conciencia del riesgo que están corriendo.

Mario Espinoza sufrió un accidente de tránsito por ir manipulando su teléfono, y producto de ello resultó herido. Su consejo es claro: no cometer ese error.

Recuerde que cuando usted está al volante, el celular se puede convertir en su peor pasajero,  ante la ansiedad por resistirse a sus sonidos, incluso algunos recomiendan llevar el celular en la cajuela.