Última Hora

Para que el trabajo salga bien se necesita tener pasión por ese oficio. Y esa pasión es la que hace que don Ivan no le arrugue la cara a caminar más de 27 kilómetros bajo la lluvia o el sol.

Su recompensa es que las tortugas baula estén mejor protegidas.