Última Hora

Este lunes, la UNESCO declaró Patrimonio Mundial cuatro Asentamientos Cacicales Precolombinos con Esferas de Piedra del Diquís, en una noticia que llena de satisfacción a las autoridades de Gobierno,

La propuesta, que nació durante la administración de Laura Chinchilla, fue aceptada y según el mandatario, Luis Guillermo Solís, la sorpresa “nos tomó en pijamas”.

El presidente celebró la declaratoria y de inmediato anunció que dirigirá políticas públicas para aprovechar este hecho en el desarrollo de la zona sur del país.

Se trata, según la UNESCO, de más de 500 “petrosferas” cuya “notable peculiaridad estriba en la perfección de sus formas, así como en su número, tamaño y densidad, y también en el hecho de que se hallan en sus emplazamientos primigenios”.

“Analizaremos todos los ángulos para concretar la idea del Aeropuerto en la zona sur, donde hay muchos lugares para construirlos sin dañar el humedal”, agregó Solís.

Por su parte, la ministra de Cultura, Elizabeth Fonseca, compartió la satisfacción por el reconocimiento y destacó la importancia de preservar las esferas en su mejor estado.

“Mi preocupación es que las comunidades se sintieran dentro del proceso. Es importante que los habitantes sepan cómo cuidar ese patrimonio, hay que capacitarlos”, apuntó.

Fiel a la euforia por la actuación de la Selección Nacional en Brasil, Fonseca no evitó hacer una comparación con el fútbol, al decir que “las esferas y esféricos nos han dado muchas alegrías a los ticos”.

Pilar Álvarez, directora de la UNESCO para Costa Rica, apuntó que “estamos ante una riqueza para las futuras generaciones, como en su momento las pirámides de Giza, la Muralla China, las pirámides mayas”.

El sitio declarado Patrimonio Mundial, abarca cuatro zonas de vestigios arqueológicos, ubicadas en el delta del río Diquís, que se consideran testimonios de los complejos sistemas sociales, económicos y políticos imperantes entre los años 500 y 1.500.

Estas localidades son Finca 6, en Palmar Sur, El Silencio en Palmar Norte, Batambal y Grijalba, situados en las cercanías.

Colaboró: David Rodríguez.