Última Hora

Víctor Hidalgo y su esposa son el ejemplo perfecto de aquello de que la familia que trabaja unida permanece unida. Su negocio familiar, es literalmente eso.

Entre ellos y sus hijos han montado un pequeño negocio de artículos personalizados. Cuando la fiebre del mundial llegó vieron que lo más conveniente era contagiarse.

Ellos crearon tatuajes adhesivos mundialistas. “Son tatuajes temporales que la gente se puede poner y sentirse identificada con la “Sele”. Además son una forma de ayudar a las finanzas de la familia.

Asimismo, Hidalgo explicó que este tatuaje dura tres días en la piel. Para quitarlo solo se requiere quitarlo con un trapito y aceite.

Esta familia nos enseña que las oportunidades están para aprovecharse, así el éxito de la familia durará más que un tatuaje temporal.