Última Hora

Después de un desafortunado incidente, un grupo de vecinos de Barrio Otaya decidió cambiarle la vida a un espacios urbano.

El lugar, un lote baldío, que se había convertido en todo es un espacio cargado de negatividad y suciedad. “Después de que me robaran todo tenía dos opciones irme o luchar por cambiar todo”, indicó Oliver Skinner, vecino de la comunidad.

Una vez que tomaron el lugar entre vecinos, voluntarios y curiosos se dieron a la tarea de limpiar el lote. Restos animales, condones, drogas y mucha basura rodeaba la zona.

“Decidimos limpiarlo, recuperarlo y darle vida a este espacio urbano; en lugar de cercarlo le dimos uso”, explicó Franco Valenciano, baterista de la banda Zòpilot!

En el marco de la iniciativa cien en un día los muchachos organizaron un concierto gratis y al aire libre.

El concierto reunió a muchos curiosos y le devolvió energía positiva a la zona. Pero además de música también se llenó de pintura. “Pintar era una idea, la gente llegó tomó la brocha y comenzó a ayudar”, indicó Dino Real, artista involucrado con la iniciativa.

La iniciativa ahora busca apoyo del SINEM (propietarios del lote) para poder vincular el espacio con la música. Y lograr que puedan dejarle la vida suficiente a este lote.