Última Hora

Estados unidos fue el mejor equipo que se presentó en el Arena Amazonia de Manaos. Portugal desplegó once jugadores, pero el rejuntado poco parece un equipo.

El marcador final de 2-2 fue mucho premio para los europeos, un castigo inmerecido para los de Concacaf. Estados Unidos fue superior en todas las facetas del juego. Portugal se vio como una oncena triste y desteñida.

Si bien es cierto los lusos solo tardaron 5 minutos en adelantarse en el marcador con tanto de Nani, no hicieron mucho más para merecerse el empate.

Mientras los de Paulo Bento luchaban cada uno en su parcela, los norteamericanos se movían como una máquina bien aceitada. Donde los portugueses intentaban en el uno contra uno, los de las barras y las estrellas tocaban y triangulaban.

Aun así se ocupó una para extraordinaria de Tim Howard para que el medio tiempo no llegara con una ventaja de dos goles para Portugal.

Pero en la complementaria fue el arquero Beto y la mala puntería de lo Estados Unidos los que dilataban el triunfo de los pupilos de Klinsmann.

Al 54’ Bradley recibía un pase de la muerte y Costa salvaba en la línea. El acoso era total y solo un milagro podía salvar a Portugal.

Al 63’ Jermaine Jones recogía un rechazo afuera del área de Portugal. Cortaba hacia el centro y dejaba a Beto viendo como el esférico encontraba el fondo de su cabaña.

Al 80’ Dempsey quebraba los corazones portugueses, como lo hizo una vez con los ticos para 2-1.

Pero cuando todo parecía estar consumado apareció Ronaldo por la banda. Su centro encontró a Varela que puso el 2-2 en los cartones.

El gol dejó en silencio el estadio de Manaos. Los estadounidenses les costaba racionalizar lo vivido. Los portugueses no podían celebrar lo que no merecían. 

Los datos del encuentro en este enlace.