Última Hora

Las selecciones de Bélgica y Rusia abrieron la actividad de la segunda jornada del grupo H del Mundial, en un encuentro que, pese a lo poco vistoso, los belgas terminaron aprovechando.

En la primera parte, incluso, se observaron mayores opciones claras de gol. La pelota fue de un lado a otro de la cancha, alternando el control de esta entre belgas y rusos.

Sin embargo, ninguno de los cuadros pudo traducir esa posesión en un juego vertical que les permitiera provocar peligro en el área rival.

Una de las acciones más cercanas al gol llegó al minuto 44, cuando una corrida por la izquierda rusa propició un centro que el delantero del Dynamo de Moscú, Aleksandr Kokorin no logró enderezar.

El seleccionado belga y su lista de figuras protagonistas en la escena futbolística internacional, poco pudieron hacer como conjunto para poner en aprietos la parte baja rival.

En cambio, durante la segunda parte, Rusia se dispuso con mayor orden al ataque y dominó levemente las acciones. Algo que, sin embargo, cambiaría en los 10 minutos finales del cotejo.

Tras permanecer en un letargo la mayor parte del complemento, los belgas fueron más en el cierre del encuentro y metieron el peligro justo.

Primero fue la figura de Bélgica, Eden Hazard, quien estremeció la puerta de los rusos, con un balón de tiro libre que se estrelló en el paral de mano derecha, al 83.

Cinco minutos más tarde, el mismo habilidoso jugador del Chelsea habilitó a Divock Origi, que había ingresado de cambio, e imprimió algo de color a un encuentro opaco.

El 17 belga, de frente a la puerta de Igor Akinfeev, empujó la redonda al corazón de las redes y firmó el 1-0 definitivo.

El tanto significa además los seis puntos que le permiten a Bélgica obtener su boleto a octavos de final, mientras que Rusia deberá esperar su tercer encuentro, además de lo que suceda entre la República de Corea y Argelia, que jugarán a segunda hora.

Vea acá las estadísticas del juego.