Última Hora

El presidente de la Republica, Luis Guillermo Solís, llegó hasta la fuente de la Hispanidad para celebrar el triunfo de la selección.

El triunfo de la Selección Nacional, nos hizo tener decenas de emociones en común, una de ellas: la euforia.

En las oficinas o en las calles, lo necesario era celebrar. Si no que lo diga Solís, quien, en la fuente de la Hispanidad, se sumó a la gran marea roja.

El mandatario fue un aficionado más, brincó y gritó al punto de perder la voz. Pero además, analizó los minutos de juego, al mejor estilo de un entrenador.

El presidente, observó el partido entre la selección nacional y su similar de Italia, en Casa Presidencial.

Adelantó, que para el próximo martes se mantendrá la norma que le permite a los empleados del sector público, observar el mundial, desde sus oficinas.

La hazaña de los seleccionados, hizo que desde ya, Luis Guillermo Solís, anuncie que irá hasta el aeropuerto, a recibir a los muchachos.

El gobierno no descarta un posible asueto en octavos de final.