Última Hora

“Incredulidad, no vamos a ser jactanciosos”, explicó Enrique Rivers del día en que su remate permitió a la Selección de Costa Rica derrotar a Italia.

Los hechos nos remontan a la Olimpiada de los Ángeles 1984, un 2 de agosto de 1984.

Ese día Rivers lideró a un combinado patrio que despidió de los Olímpicos con todo lo alto.

“Sí lo había soñado, pero tras perder los primeros partidos (contra Egipto y Estados Unidos), cuesta creérselo”, explicó el mediocampista.

A pesar de haber sido el anotador, Rivers explica que todos fueron “héroes” y destacó la labor que tuvo Marcos Rojas en la cabaña patria.

Asegura que hay paralelismos entre aquel partido y el que mañana encarará la Tricolor contra los Italianos en el marco de Brasil 2014. La parte física y táctica ha permitido disminuir distancias entre selecciones y que los gigantes asustan menos.

“Temple y personalidad” destacó como lo necesario para vencer a los italianos este viernes.

Poco ha cambiado en 30 años.