Última Hora

Desde el momento que se anunció la lesión de Luis Suárez, con Brasil 2014 en el horizonte, los uruguayos y el resto del mundo se preguntaba si era posible que uno de los artilleros más letales del mundo pudiera vestir la Celeste.

El sábado pasado ante Costa Rica, Suárez vio la derrota desde el banco. Este jueves se vistió, salió a la cancha y con dos goles elevó a Uruguay de vuelta a lo más alto. 2-1 para los de América del Sur.

Además dejó tendidos a Inglaterra, sempiterno favorito, sempiterna decepción.

El choque de titanes fue todo lo que se puede esperar de un partido de este calibre. Campeones del mundo, estrellas y dos oncenas necesitadas del triunfo.

Las acciones se daban en ambos marcos. El uruguayo Muslera repelía los avances europeos, el inglés Joe Hart negaba las alegrías a los americanos.

Los tres goles que se marcaron fueron reflejo de la grandeza de ambos combinados.

Primero marcó Uruguay, en un ataque de precisión y velocidad. Lodeiro para Cavani y este para Suárez.

Al 75’ empató Rooney, tras una escalada por el andarivel de Johnson. El tanto le daba vida a Inglaterra.

Instantes antes de que terminara el partido Suárez lloraba en la banca al Ruso Pérez.

Las lágrima nacieron al 85´, el artillero recogió un despeje largo y corrió más que el resto, lo quiso más que el resto y mandó el esférico al fondo.

Gol, tres puntos y vida para Uruguay. Gol tres puntos y despedida para Inglaterra.

En este elnace puede accesar los datos del encuentro.