Última Hora

Doña Lucrecia Carmona se casó cuando apenas tenía 15 años de edad. Ella asegura que ese fue un grave error que luego la llevó a enfrentar el fracaso matrimonial.

El primer intento de continuar los estudios que había abandonado lo hizo cuando tenía 22 años.

Siguió trabajando como empleada doméstica y se dio cuenta que nunca es tarde para superarse.

Ella asegura que su motivación fue alimentada por sus hijos, su familia y amigos. Así fue como logró obtener su título de bachiller.

Aunque para ese momento ya tenía más fuerza que al inicio, seguir con el reto de tener otro título se nubló. Pensando en todo aquello que le decía su padre, decidió continuar y se graduó en técnico medio de contabilidad.

Antes de tener su título, la primera oferta de empleo le llegó.

Doña Lucrecia no quiso enfrentar más el futuro sin poder ofrecerle a su familia un mejor futuro. Ella pudo demostrar que el vigor y su espíritu emprendedor eran más fuertes que aquel pasado tormentoso.

Si usted desea conocer más detalles sobre la historia de esta mujer puede ver el video adjunto.