Última Hora

Los muñecos de dos jugueterías de Asunción amanecieron hoy vestidos de luto como símbolo de tristeza por la mortalidad infantil en Paraguay, una de las más altas de la región, como parte de una campaña que pretende despertar a la sociedad para salvar vidas.

Cada día mueren en el país cuatro bebés menores de 28 días, tres de ellos por causas previsibles, según datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

"La tasa de mortalidad neonatal (en Paraguay) es exactamente igual que hace veinte años", dijo a Efe Rosa Elcarte, la representante de la organización en el país.

Unicef, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), agencias de cooperación, sociedades científicas y el Ministerio de Salud han lanzado una campaña para atraer atención al problema, bajo el lema "Un bebé cambia la vida, su muerte también", que comenzó hoy con el gesto en las jugueterías.

Los organizadores han instado a la población a hacerse fotos con el mensaje #CeroMuertesEvitables y colgarlas en las redes sociales.

Además, el jueves tendrá lugar la presentación de una "movilización nacional" en un acto en el Palacio de López, sede de la Presidencia, en el que participará el jefe del Estado, Horacio Cartes, según Elcarte.

"La campaña trata no solo de involucrar al Ministerio de Salud, sino a toda la población, empezando por las propias mujeres, que vayan al centro de salud", explicó la pediatra.

Cada día tres mujeres fallecen por complicaciones en el parto y en los días siguientes en Paraguay, como hemorragias, toxemia y complicaciones postaborto.

El número de defunciones bajó de 164 por cada 100.000 nacidos vivos en 2000 a 89 en 2011, pero aun así Paraguay sigue siendo uno de los países latinoamericanos con peores resultados, según la Unicef.