Última Hora

A pesar del flojo inicio, Bélgica se dejó tres puntos en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte, al derrotar a Argelia 2-1.

Cuando el mexicano Marco Rodriguez pitó tres veces y señaló el centro del campo de juego los belgas celebraron lo que consideraron un justo premio que llegó tarde en el correr de las acciones.

Dries Mertens le dio el triunfo a los Diablos Rojos al 80’, tras un rápido contragolpe y un certero remate.

Pero la remontada había iniciado en el minuto 70, cuando Fellaini se elevó con sus 194 centímetros de altura y al menos unos 10 más de pelo para colocar su remate lejos de la estirada de Rais Mbolhi.

Hasta ese momento la ventaja había sido de Argelia, pero la ofensiva y el atrevimiento en la mitad ofensiva la había presentado Bélgica.

Los argelinos se habían mostrado contentos y satisfechos con defender a ultranza un gol que les permitía soñar con tres puntos y sumarse al contingente de equipos que sorprendían en el amanecer de la Copa del Mundo.

Sin hacer mucho más que despejar balones y tratar de buscar algo más en el contragolpe, los africanos se hundían en sus trincheras.

La comodidad de defenderse la obtuvieron en el primer tiempo, cuando al 25’ Sofiane Feghouli marcaba desde los 11 pasos.

Antes de eso los belgas no habían hecho méritos para confirmar su cartel de favoritos y se podía creer que Argelia iba a dar la sorpresa.

Pero al finalizar el encuentro fueron los europeos los que se llevaron el premio, al final fueron los que lo buscaron.

En este enlace puede ver el detalle estadístico del encuentro.