Última Hora

La Arena Fonte Nova Salvador fue el lugar donde Alemania cometió un crimen contra Portugal. Los golearon 4-0 y los bailaron.

Los germanos no solo botaron el árbol, hicieron leña de él y al final se dejaron tres puntos con cuatro goles a favor.

Si alguien dudaba de que Alemania había llegado a Brasil con el trofeo entre ceja y ceja, solo hizo falta ver como callaron a Cristiano Ronaldo y desmembraron las líneas portuguesas.

La primera mitad del partido fue un monólogo germano. Thomas Mueller se convirtió en el orador principal. Hace cuatro años el atacante tenía 20 años y ya brillaba, ante Portugal demostró que es una estrella.

Ni siquiera el prometedor arranque de lo lusitanos sirvió para mellar el empujón alemán, que a los 7 minutos sufría al ver como Sammy Khedira remataba por fuera ante un marco sin celador. Pero el tiempo de lamentarse era corto.

Al 11’ Mario Gotze se colaba entre la porosa defensa de Portugal y era derribado en área. Muller tomaba el balón y sin contemplaciones fusilaba a Rui Patricio.

Con el 1-0 colgado en el marcador los alemanes se apoderaron del balón, los tiempos y las acciones del cotejo.

En uno de los tantos ataques de la Mannschaft negociaron un saque de esquina. El cobro encontró en área a Hummels al 31’, cuyo salto paralizó cualquier intento de despeje de Pepe, que comenzaba a buscar su traje de villano.

En un momento clave del partido, abajo 2-0, Portugal tuvo la oportunidad perfecta de recortar y tratar de enderezar un partido que iba directo al precipicio.

El cronómetro se paseaba por el 34’ cuando Coentrao recibió solo y solito en área grande de Alemania, con el esférico en sus pies se nubló y buscó a Cristiano, dilapidando la opción más clara de los dirigidos por Paulo Bento.

Dos minutos después Pepe se comportó como Pepe y tras un encontronazo con Muller vio la roja.

En un juego de 10 portugueses contra 11 alemanes, los que eran menos naufragaban y al 45’, instantes antes de irse a descansar Muller llegaba al área a robar y rematar para el tercero de la tarde.

El segundo tiempo empezaba con más nublados para el día de Portugal.

Al 50´un pase filtrado encontraba a Ozil que fallaba frente al portero. Muller disparaba sobre el horizontal el rechazo.

Mientras los alemanes se paseaban por el terreno de juego, ante la mirada atónita de un combinado portugués que nada podía hacer, otra mala noticia se sumaba a las lamentaciones lusas.

Al 65’ Coentrao salía lesionado, llorando en la camilla de los paramédicos.

Las lágrimas no se secaron más, el cuarto llegó al 78’ otra vez por intermedio Muller.

Cuatro goles y tres puntos. Alemania ganó, convenció y demostró que es favorito.

Observe las estadísticas completas en este enlace.