Última Hora

El primero en recibir el abrazo de Neymar fue el capitán Thiago Silva. Uno a uno los jugadores de Brasil se saludaron con quien está llamado a ser el líder de la verdeamarela.

Brasil derrotó a Croacia 3-1 en el juego inaugural de la Copa del Mundo. Los locales empezaron a construir los tres puntos desde que salieron del camerino y el primer golpe fue el estruendo en que se convirtió el himno de Brasil.

Pero los croatas llegaron con ganas de complicar y vendieron cara su derrota.

Oscar perdió un balón sobre el andarivel derecho. Luca Modric robó y tocó sobre el desdoble de Olic que corría pegado a la cal y con mucho verde por delante.

Su centro fue recibido por Jelavic que desvió el envío. Marcelo cerraba a la espalda del medio croata y se encontró de frente el balón, que mansamente cruzó la línea de sentencia.

El estadio de Corinthians enmudeció. El recuerdo y la emoción vivida instantes antes del pitazo inicial moría al minuto 10.

A la retina quedaba el recuerdo de Neymar en el túnel, en la grama se consolidaba ese liderato.

Atacando por su banda izquierda, moviéndose al centro el de Barcelona empujaba a Brasil, mientras que los croatas agazapados cortaban y buscan con vértigo el área local.

Al 28’ Oscar se multiplicó entre las camisetas a cuadros. Bregó, chocó y ganó. Del entrevero emergió Neymar y con la jerarquía de la luminaria remató. El sutil zurdazo encontró el único resquicio entre la estirada de Stipe Pletikosa y el madero.

La vida regresó a Brasil.

Tras el descanso los croatas salieron con la intención de repetir lo que les funcionó en la primera parte.

Mientras Croacia presionaba los brasileños buscaban romper el cerrojo con toque claro de balón.

El partido era entretenido y jugado con respeto al buen fútbol, pero la narrativa del primer choque de Brasil 2014 se quebró al 66’.

El central japonés señalaba el manchón blanco del área europea, luego de que Fred cayera cuando lo marcaba Lovren.

En la línea de fondo Pletikosa, el balón a 11 pasos y Neymar en el borde del área grande.

Arranque, paso lento, pasos cortos y el remate que se estrella en las manos del portero croata, que en su vuelo ve como el esférico encuentra las piolas.

Con el marcador en contra Nico Kovac y sus pupilos se lanzaron contra el marco de Julio Cesar, que al 90’ tuvo que repelir el avance más peligroso de Croacia.

El contragolpe encontró a Oscar de cara a dos defensas. De nuevo la fuerza y determinación de Oscar triunfó ante sus celadores y su puntazo selló el marcador.

De nuevo el estadio y la nación palpitaba. El líder había empujado a su oncena al triunfo y al primer paso a olvidar el horror del 50 en el Maracaná.