Última Hora

Han pasado 24 años desde aquel 11 de junio, donde en el estado Luigi Ferrari, de Génova, La Sele debutaba en un Mundial.

Aldo Diener, era un niño de 12 años de padre suizo y madre tica. Su infancia transcurrió en esos dos países y dio la casualidad de que para 1990 vivía en Suiza.

Su padrastro le dio de regalo viajar hasta Italia para asistir al primer partido. Hasta la fecha guarda con cariño y nostalgia las entradas.

Diener estuvo ubicado en el asiento 12 de la fila 24, justo detrás de la portería donde Juan Cayasso escribió la historia del primer gol mundialista y donde Gabelo Conejo recibió los embates.

Había pocos ticos, pero iban bien identificados. Él llevaba una bandera grande y una bufanda, al final del partido incluso aficionados escoceses se la quisieron cambiar.

Los álbumes, recortes, esa bandera que ondeó con orgullo en Italia, todos son recuerdos que le hacen revivir ese día en el que Costa Rica brilló ante el mundo.

Si usted desea observar la entrevista completa puede hacerlo en el video adjunto.