Última Hora

Montañas de favelas, criminalidad sin control y corrupción a todo nivel.

Brasil no sólo es escenario de un nuevo Mundial de Fútbol sino también caldo de cultivo para protestas de gente que se queja de estadios lujosos y de mucha pobreza.