Última Hora

Isabel Moya es una costarricense que encontró la manera de hacer de la conservación del medio ambiente un negocio que genere recursos y le permita seguir protegiendo la naturaleza por mucho tiempo.

Ella se graduó en Derecho y comenzó a ejercerlo en el área del Desarrollo Sostenible. La protección del ambiente le apasionó y aprendió mucho sobre el tema en Estados Unidos.

Tiempo después regresó al país y trabajó en un proyecto conservacionista en Osa, pero pronto sintió que estaba atada de manos sin los recursos necesarios para trabajar.

Investigó problemáticas ambientales en el país y encontró que las aguas de vertido y residuales contaminadas con los químicos de los productos de limpieza afectan los mantos acuíferos.

Luego de buscar opciones, se interesó en el caso de Bélgica y su industria de productos ecoamigable.

Tomando como base esos productos, ahora dirigieron la investigación para formular productos ticos, para que fueran biodegradables, pero también accesibles.

Hace cinco años pasó de la investigación a la acción y de una forma artesanal comenzó a producir todo tipo de productos de limpieza amigables con el medio ambiente.

Este es uno de esos casos en donde la motivación, más que el dinero, es la protección del medio ambiente.

Si usted desea conocer la historia completa de Isabel, puede ingresar al video adjunto.